Somos una familia

Bodegas Benetakoa fue fundada en 1985 por nuestro padre Carlos Martínez de Cañas en Villabuena de Álava. La viticultura ha sido una tradición centenaria en nuestra familia, y desde hace varias generaciones nos hemos dedicado a mimar y a aprender de la tierra y de la vid.

En ese mismo año, 1985, Bodegas Benetakoa saca al mercado su primer vino de maceración carbónica. Vino que años tras año seguimos ofreciendo a nuestros clientes.
En 1991 se incorporan barricas para realizar también vinos envejecidos en ellas. Como resultado de ese trabajo en 1994 sale al mercado nuestro primer vino crianza.

Una historia a favor del tiempo

En 1997 ampliamos nuestras instalaciones y nos trasladamos a una nueva bodega construida en la parte alta de Villabuena. Conservamos la tradición y el concepto artesanal que se respiraba en la primera bodega y apostamos por la innovación como base de nuestros vinos. Desde 2001, Gorka Martínez de Cañas, hijo del fundador de la bodega, ha tomado las riendas del proyecto familiar. 

“Tenemos claros nuestros objetivos. Queremos mostrar nuestra manera de entender la tierra y cómo vivimos la viticultura.”

Debido al aumento de la producción durante los siguientes años la bodega sufre dos ampliaciones en el apartado de depósitos. 

Ampliando la gama de vinos

Imanol Martínez de Cañas se incorpora al proyecto en 2007 y gracias a su colaboración empezamos a ofrecer a nuestros clientes la primera añada de Haritz Blanco.

Pero las ganas de innovar y realizar nuevos vinos no se quedan allí, en 2009, introducimos en el mercado Goren, un vino tinto de autor que ha sido premiado en varias ocasiones.

Para poder seguir cubriendo nuestras necesidades de producción en 2011 se realiza una ampliación en la nave de barricas.
En 2013 sumamos a nuestra gama de vinos Haritz Tempranillo, para cubrir la amplia demanda de vino de año, en este caso, elaborado con diferente técnica al de maceración carbónica aunque manteniendo la misma filosofía de frescura y juventud.

Acercándonos al presente

Nuestra inquietud también nos lleva al viñedo, a comprobar cómo se comportan los diferentes tipos de uva en nuestros terrenos. Gracias a ello en 2016 presentamos Haritz Garnacha, como su nombre indica de la variedad de uva garnacha. Su resultado ha sido sorprendente.
Para terminar, nos remontamos a 2018 para hablar del Haritz Rosado, la última novedad en nuestra propuesta de vinos. Un vino fresco altamente recomendable.
Y aunque nuestra “historia” escrita finaliza aquí, nosotros seguimos trabajando para no dejar de sorprenderos y seguir apostando por vinos de calidad.

Slider
Ir arriba